Juegos de Mesa Clásicos que necesitas

Hoy en día se publican miles de juegos de mesa cada año. Aún así, los clásicos, los de siempre, se siguen vendiendo y jugando. ¡Por algo será! En este artículo os cuento cuales son mis seis juegos clásicos favoritos, por qué, y cómo saber si también son para vosotros. Además, me tomaré la licencia de recomendaros algunos de los juegos modernos que beben de estos clásicos. Una maravilla 😉

Clásicos y no tan clásicos

Sin RIESGO: No hay que ser un AJEDRECISTA famoso para resolver el MISTERIO: UNO a UNO, aquí están los mejores JENGOS clásicos. ¡Que ni PINTADO!

RISK

juegosdemesaclasicosrisk
  • 2 a 6 jugadores
  • 1 - 2 horas

El clásico de conquista estratégica por excelencia.

CLUEDO

juegosdemesaclasicoscluedo
  • 2 a 6 jugadores
  • 60 minutos

Uno de los primeros juegos de misterio y deducción. ¿Quién será el asesino?

UNO

juegos-de-mesa-clasicos-uno
  • 2 a 10 jugadores
  • 30 minutos

¡Chúpate dos! ¡Chúpate cuatro! ¡UNO! El juego que nunca pasó de moda 😉

JENGA

juegos-de-mesa-clasicos-jenga
  • 1 o más jugadores
  • 15 minutos

Un juego de habilidad que os derribará de diversión… ¡Jenga!

AJEDREZ

juegos-de-mesa-clasicos-ajedrez
  • 2 jugadores
  • 45 minutos

El mastodonte de los juegos de estrategia. Un clásico que merece la pena revisitar.

PICTIONARY

juegos-de-mesa-clasicos-pictionary
  • 4 o más jugadores
  • 60 minutos

Un juego de dibujo en el que cuanto peor dibujas, mejor te lo pasas.

Como ya sabrás, Risk es un clasicazo. En este juego, comandarás las tropas de tu nación en una campaña mundial, contra las del resto de jugadores. ¡El objetivo: dominar todo el planeta!

Cada turno, reclutarás nuevas tropas que podrás repartir en el mapa para reforzar tus líneas defensivas o preparar una ofensiva. Después, podrás atacar con tus tropas tantas veces como quieras, teniendo cuidado de no debilitarte demasiado en el proceso, dejándote a merced de tus rivales. Para terminar el turno, podrás recolocar algunas de tu tropas en otras zonas donde sean más necesarias, preparándote para aguantar el envite de tus rivales durante sus turnos.

 

Risk es un juego sencillo que yo, personalmente, siempre he disfrutado. Es apto para jugar con cualquiera, independientemente de su experiencia en los juegos de mesa, y garantiza una épica experiencia de conquista mundial.

Por otro lado, cabe destacar su gran componente de azar. Las batallas se simulan con dados, y es posible (aunque muy improbable) que una región muy poco defendida derrote a tu mayor ejército.

Este gran clásico a inspirado muchos juegos modernos. Si te apetece probar la experiencia Risk con la calidad añadida del diseño de juegos de mesa moderno, no te pierdas juegos como SmallWorld.

El mejor para ti si...

  • Te interesa el tema bélico.
  • Te gusta la estrategia, la planificación y la negociación.

No es para ti si...

  • Quieres jugar partidas cortas.
  • Preferirías que el azar no te robase la victoria.

Qué buenas tardes ha dado Cluedo, reuniéndonos alrededor de la mesa, investigando en busca del asesino. Este clásico archiconocido nos coloca en la escena de un asesinato, recogiendo pistas para descubrir todos los detalles del caso.

Para resolverlo tendremos que averiguar tres cosas: quién es el culpable, qué arma utilizó, y cuál es la habitación donde se cometió el asesinato. Avanzaremos en la investigación recorriendo la mansión en busca de pistas que nos ayudarán a descartar respuestas incorrectas, e intercambiando información con otros jugadores.

Tendremos la oportunidad de resolver el caso en cualquier momento, y el primer investigador en hacerlo será el ganador.

Cluedo cumple perfectamente su objetivo, haciéndonos sentir la intriga y el tirón que nos acerca constantemente hacia la respuesta. Como uno de los primeros juegos de investigación, este clásico es digno de revisitarse.

A pesar de ello, no podríamos cerrar esta sección sin recomendar alguno de los juegos modernos que toman la experiencia de Cluedo y la mejoran considerablemente. Por ejemplo, en el clásico no es necesario usar la deducción, como haría un auténtico detective. Simplemente recibes cartas que te indican qué sospechosos, armas y lugares puedes descartar de la lista de posibles respuestas.

En cambio, existe un juego moderno, con un novedoso y sencillo sistema, que sí requiere que usemos nuestros poderes de deducción, para descubrir qué camino recorrió el culpable hasta la escena del crimen, o qué sospechosos mienten, entre otras cosas. Este juego es Incómodos Invitados, ¡y lo recomendamos a todos los fans de cluedo!  

El mejor para ti si...

  • Te gusta la intriga.
  • Quieres sentirte como un detective.

No es para ti si...

  • Buscas un juego estratégico que te plantee decisiones difíciles.

Otro gran clásico, UNO es el juego perfecto para una partida rápida con familia y amigos, para un amplio rango de número de jugadores. Con sus reglas sencillas y su rápida preparación, podréis empezar a jugar en cuestión de minutos.

Para los que nunca hayan jugado: Uno es un juego de cartas. Cada carta tiene un número del 0 al 9 y un color. Al principio del juego se reparten siete cartas a cada jugador. El primer jugador que se quede sin cartas, gana.

Al inicio de la partida se coloca una carta del mazo bocarriba en la mesa. En tu turno, puedes jugar una carta de tu mano sobre la que está en la mesa, solo si esa carta tiene el mismo número o color que la que vas a jugar. Si no puedes jugar ninguna carta, tienes que robar una del mazo, retrasando tu victoria. Además, hay una serie de cartas especiales que te permitirán hacer una serie de cosas como hacer robar cartas a otro jugador hasta o hacer que pierda un turno.

Uno es un clásico que ha aguantando bien el paso de los años, sin duda mejor que otros. Además, ha inspirado otros juegos que aportan una experiencia similar. Por ejemplo, Blank es muy similar a Uno, con una diferencia: cada carta, además de número y color, pueden tener un efecto especial descrito en la propia carta. La gracia es que la mayoría de cartas tienen un espacio en el que tú mismo podrás escribir un efecto especial que inventes. ¡La idea es que el ganador de cada partida cree una carta nueva! De este modo el juego siempre es diferente, y va evolucionando a medida que lo jugáis.

Otro juego distinto pero que aporta una experiencia similar a la de UNO, es Virus, que recientemente ha sido un gran éxito de ventas. ¡Échadle un vistazo!

El mejor para ti si...

  • No sueles dedicar mucho tiempo a jugar y prefieres partidas cortas.
  • Quieres un juego sencillo para jugar con familia y amigos.

No es para ti si...

  • Buscas un juego más profundo.

Jenga es el juego de habilidad por excelencia. Está compuesto por bloques de madera que al inicio de la partida se colocan formando una torre. Cada jugador en su turno intentará retirar uno de esos bloques, sin que la estructura se derrumbe. Si lo consigue, el turno pasa al siguiente jugador. Pero si tiras la torre, el juego terminará y serás declarado el único y grandioso perdedor. Lo bueno es que el título no durará mucho, porque seguramente os habréis quedado con ganas de más y empezaréis una nueva partida.

Lo bueno de Jenga es que se puede empezar a jugar en literalmente 30 segundos. Es rápido de montar y explicar, y cualquiera puede jugar. Y con tan poco, consigue algo que creo que a todos nos gusta: momentos de tensión que se resuelven en gritos y risas de todos los jugadores.

Perdona que lo diga así, pero la única pega que personalmente le pongo a Jenga es que lo tengo muy visto. Si tu también lo has jugado y buscas una alternativa moderna, te consejo que eches un vistado a Junkart.

El mejor para ti si...

  • Quieres romper la rutina con un juego de habilidad.
  • Te "picas" con facilidad: te gusta superarte a ti mismo.

No es para ti si...

  • Buscas un juego de estrategia.

Ajedrez

Como ya sabes, el Ajedrez es el gran clásico occidental en lo que se refiere a juegos abstractos (aquellos que no intentan simular fielmente ninguna situación real). ¿Por qué hablar de él en Juegos Para Tu Mesa, si es un juego archiconocido del que ya se ha escrito tanto? ¡Pues sí que tengo algo que contaros!

El Ajedrez es un juego perfecto para dos jugadores a los que les guste la estrategia y la planificación minuciosa. Y, si se reunen a jugar a menudo, lo es aún más, ya que es un juego dificil de dominar. 

Como dicen algunos, es un juego de «estilo de vida». Esto significa que, al contrario que el resto de juegos de la lista, requiere de dedicación y estudio constantes para conseguir ser un jugador competente. Sin duda puedes pasar una buena tarde jugando nada más aprender las reglas básicas. Pero, para saber lo que haces mientras juegas se debe dedicar (dicen) una gran dedicación al juego. Esto puede ser una ventaja para unos y un inconveniente para otros. 

 

Para aquellos que os guste, os dejo con el Ajedrez. Pero para los que, como yo, busquéis una experiencia similar pero mucho más accesible, os recomiendo que investiguéis un poco a cerca de Hive. Es un juego abstracto moderno de gran éxito, también difícil de dominar, pero muy divertido desde la primera partida.

El mejor para ti si...

  • Te gustan los retos intelectuales.
  • Estás dispuesto a dedicar tiempo a un solo juego.

No es para ti si...

  • Eres de experiencias divertidas y desenfadadas.

Pictionary

Pictionary es uno de esos juegos que casi todos conocemos, otro clásico. Su concepto es sencillo: un jugador conoce un objeto, y solo mediante el dibujo, debe conseguir que los demás jugadores averigüen qué es. 

Esta mecánica tan simple lleva a momentos muy divertidos, y más cuanto peor dibujen los jugadores. Ya os digo que en las mejores partidas siempre estoy yo… 😉

Ser capaz de que los demás siempre sepan qué estás dibujando es satisfactorio, sin duda. Pero es mucho más divertido intentar dibujar un perro y que los demás jugadores vean cosas como sacacorchos, prismáticos o pantalones.

Siguiendo con mi gusto por los juegos modernos, me gustaría recomedaros uno que explota de manera exquisita la incapacidad que muchos tenemos para el dibujo. 

Es Interferencias. En este juego, se trata de pasar un mensaje entre todos los jugadores, uno a uno, por medio de dibujos. Me explico con un ejemplo.

Un jugador roba una carta que le indica qué debe dibujar: una casa. Lo dibuja en secreto y se lo enseña solo al jugador de su derecha. Este escribe lo que piensa que es: escribe Jardín, porque el jugador anterior se ha esmerado tanto con las florecillas del patio que la casa ha quedado en un segundo plano. A continuación, pasa la palabra que ha «adivinado», jardín, al siguiente jugador, que intenta dibujarlo y se lo enseña al siguiente jugador, que cree que es un bosque… 

De este modo, el mensaje va pasando de persona a persona. El objetivo es que el objeto original llegue a dar la vuelta hasta el jugador qu elo dibujó en un primer momento, pero rara vez pasa. Lo divertido está en ver como los malentendidos se van sucediendo hasta que el objeto final no tiene nada que ver con el que se dibujó al principio.

Creo que me he desviado un poco del tema, pero Interferencias me gusta tanto que se lo merece. ¡Nunca está de más reinterpretar los clásicos!.

El mejor para ti si...

  • Eres competitivo, pero también sabes reírte de ti mismo.

No es para ti si...

  • Dibujas muy bien 😛